Publicación original en Talento y Empresa 

¿Qué sería hoy de nosotros sin wifi ni conectividad? Dicen los que saben que la tecnología blockchain revolucionará nuestras vidas tanto como lo hizo, en las últimas décadas, la llegada de Internet.

La posibilidad de transferir valor en forma segura y programable, entre otros grandes diferenciales de la blockchain, abren un campo de aplicación inmenso del que las criptomonedas -el producto de moda de esta tecnología- son apenas una pequeña porción.

Todas las industrias serán afectadas en el mediano plazo por esta nueva tecnología. ¿Cuánto tardarán en llegar estos cambios a un área como Recursos Humanos, a la que a veces le cuesta encontrar grandes innovaciones? Bueno, el futuro viene llegando más rápido de lo pensado.

Primero hablemos de reconocimientos que no impactan

El gran desafío de las áreas de gestión de personas es ofrecer el máximo valor posible a sus colaboradores. Despliegan propuestas de valor pensadas para seducir y fidelizar al talento, para que la gente se sienta a gusto trabajando allí. ¿Funciona? Bastante. Pero siempre ha habido un desequilibrio entre el esfuerzo para ofrecer valor, y la percepción de ese valor por parte de la gente.

Trabajamos mucho, por ejemplo, sobre los beneficios. Desplegamos catálogos de productos y descuentos, ofrecemos iniciativas diferenciales, inventamos el soft landing, segmentamos los perfiles de colaboradores para ofrecerles propuestas a medida… y después de tanto recorrido encontramos que nuestros beneficios no fidelizan a aquellos que más nos gustaría fidelizar, y que las propuestas segmentadas ya no alcanzan, porque en esta era nadie quiere formar parte de un “segmento”, sino que todos queremos ser reconocidos en nuestra individualidad y en nuestras preferencias particulares.

Trabajamos mucho sobre los reconocimientos. Alineamos los reconocimientos a valores, a comportamientos observables, y desarrollamos plataformas que premian a la gente simbólicamente, con una insignia o un comentario ¿Y cuál es el resultado? Que el reconocimiento únicamente simbólico genera engagement a corto plazo, pero se cae en el mediano plazo: la gente demuestra entusiasmo al principio, pero se acostumbra y se cansa pronto, y deja de hacerlo.

¿Cómo lograr que la Propuesta de Valor de la empresa tenga más impacto, y que sea superior para quien más aporte al negocio? ¿Cómo contar con beneficios que sean personales y fidelicen a todos, especialmente a los que más dan? ¿Cómo conseguir que los reconocimientos sean verdaderamente valorados, tanto al darlos como al recibirlos? Oh blockchain, ¿puedes ayudarnos?

Tecnología en la experiencia del colaborador

Marina es analista de créditos. El lunes, mientras se está yendo de la oficina, consulta un bot desde su celular que le muestra cuántos puntos (o “tokens”) tiene. Es principio de mes y la empresa, en lugar de ofrecerle beneficios, le deposita una suma de puntos fija en su billetera digital. Adicionalmente, el domingo cumplió años, así que Marina puede ver cómo la empresa le depositó puntos extra como regalo de cumple. Y además hoy su jefe directo la felicitó y le hizo un reconocimiento especial entre todas las personas de su equipo, por lo que recibió otra transferencia de puntos, en este caso desde la billetera que su jefe tiene exclusivamente para reconocer. Marina tiene un saldo de puntos interesante, y desde el mismo bot revisa qué hacer con ellos: “¿Saco un pase de tres meses para el gimnasio? mmm, se viene el invierno, puedo esperar un poco más; ¿me suscribo a Netflix?…no está mal… ¿Y si cambio mis puntos por un día libre? Estaría bueno, ya no tengo más vacaciones… ¡Ya está, aprovecho la integración del bot con la plataforma de comercio electrónico y me compro la batidora que estaba queriendo para hacer panqueques”.

Marina interactúa con una la plataforma tipo wallet digital desarrollada con tecnología blockchain que “conversa” con la gente a través de un bot, y que se integra al sistema de comunicación interna de la empresa. Este desarrollo de vanguardia junta de una manera simple e impactante a muchas de las iniciativas que las empresas ponen a disposición de la gente para honrar su aporte, y para fidelizarlas: beneficios, reconocimientos, recompensas, desarrollo, etc.

La dinámica es simple, pero contundente: al usuario le ingresan puntos por “pertenecer” (en concepto de beneficios, celebraciones, etc) y por su aporte de valor (reconocimientos, recompensas, incentivos, etc). Y con esos puntos puede obtener lo que la empresa quiera poner a su disposición. La tecnología permite que esta oferta pueda ser, potencialmente, ilimitada (si, por ejemplo, puedo canjear mis puntos por una Gift card en una plataforma de comercio electrónico, entonces puedo conseguir con esos puntos prácticamente lo que quiera).

Actualmente estamos desarrollando tecnología blockchain al servicio de revolucionar la gestión de personas. Una plataforma de este tipo permite que el día de mañana las empresas tengan un criptoactivo propio para gestionar los beneficios de su gente. O que toda la gestión administrativa de sus beneficios o reconocimientos sea 100% automatizada.

Una Propuesta de Valor donde el protagonismo esté en el colaborador (cuanto más aporto al negocio, más recibo), una plataforma que integre muchas iniciativas de RRHH que suelen correr por carriles diferentes, y que por eso pierden impacto. Una experiencia personalizada, simple y de alto impacto, propiciada por una tecnología que brinda seguridad y programabilidad, y que de a poquito se va metiendo en silencio dentro de nuestras vidas.

Se viene una nueva revolución tecnológica y las áreas de gestión de personas, esta vez, parecen estar a la vanguardia.

Abrir chat
1
¡Hola! 👋 ¿Cómo estás? ¡Envíanos un mensaje a + 54 9 11 26553666 a través de WhatsApp!
Selecciona el botón verde para enviar. ⬇