BW Comunicacion

8M: más que un día, un mes de reflexión y aprendizaje

Por Julieta Sanow.

Publicada por El Economista.

Cada vez más organizaciones reconocen la importancia de extender estas reflexiones a todo el mes, dedicando tiempo y recursos.

Con el correr de los años, el abordaje del Día Internacional de la Mujer por parte de las empresas adopta nuevas modalidades. Una de las principales tendencias que emerge es el enfoque en el Mes de la Mujer, en lugar de limitarse a una sola jornada de conmemoración.

Cada vez más organizaciones reconocen la importancia de extender estas reflexiones a todo el mes, dedicando tiempo y recursos a actividades que promuevan la equidad de género y la igualdad. Esta tendencia refleja un cambio en la mentalidad empresarial hacia un compromiso permanente y sostenido con la igualdad de género.

Según explica Julieta Sanow, consultora especializada en Diversidad e Inclusión de BW Comunicación, agencia de comunicación interna y digital, “en vez de limitarse a gestos simbólicos en un día, las empresas están extendiendo el discurso y las actividades a lo largo del mes”.

“Desde paneles de discusión, conversatorios y charlas hasta programas de mentoría y oportunidades de capacitación, implementan a lo largo de todo marzo acciones para fomentar un cambio significativo en sus culturas organizativas”, puntualiza la ejecutiva.

Esto ocurre en un contexto en el cual, aunque el 80% de las personas coinciden en que trabajar en un esquema híbrido favorece al balance entre la vida personal y profesional, el 50% de las mujeres consideran que tienen una sobrecarga de tareas.

Son datos que se desprenden de la investigación “Trabajo en entorno híbrido” realizada por Whalecom, consultora especializada en transformar organizaciones, para impulsar su productividad, bienestar y sustentabilidad. De este modo, si bien la sociedad ha avanzado en términos de igualdad de género, todavía existen roles que asignan ciertas responsabilidades y tareas a las mujeres.

Entre las prácticas emergentes en las compañías, se pueden mencionar las siguientes:

Diálogo abierto. Se facilitan y promueven espacios seguros y abiertos para el diálogo y la discusión sobre temas de género en el lugar de trabajo. Esto puede incluir la organización de grupos de discusión, mesas redondas y sesiones de preguntas y respuestas con especialistas en igualdad de género y diversidad.
Programas de desarrollo profesional para mujeres. Se observa un aumento en la creación de programas específicos de mentoría, capacitación y desarrollo profesional dirigidos a mujeres, con el objetivo de impulsar su crecimiento y liderazgo dentro de la empresa.
Alianzas y colaboraciones. Las empresas están colaborando con organizaciones externas y grupos de interés para amplificar su impacto en la promoción de la igualdad de género y la eliminación de barreras para el avance de las mujeres en el ámbito laboral.
Transparencia y rendición de cuentas. Cada vez más empresas están comprometidas con la transparencia en la divulgación de datos relacionados con la equidad de género en sus organizaciones, así como con la implementación de medidas para abordar las brechas salariales y de representación.
Comunicación pedagógica. La comunicación como herramienta para educar. Desarrollar contenido educativo en forma de artículos, guías y recursos multimedia que aborden temas relevantes para la igualdad de género.
Según concluye Sanow, “estas tendencias reflejan un cambio positivo en la manera en que las empresas abordan el 8 de marzo y la igualdad de género en general, reconociendo la importancia de acciones concretas y continuas para impulsar un cambio significativo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *