BW Comunicacion

¿Cómo afecta la estanflación a las áreas de recursos humanos?

Por Maximiliano Blanc, CEO de BW Comunicación.

Publicado por Aire Digital.

En 2024, las empresas necesitarán reconsiderar la contratación de roles no centrales y redoblar esfuerzos para potenciar la productividad de los equipos ya establecidos.

En un escenario de estanflación, los departamentos de recursos humanos congelas proyectos y hacen esfuerzos por evitar el malestar y la rotación de los colaboradores. La gestión del talento y los programas de retención pueden ser dos factores a considerar en las políticas de recursos humanos.

El escenario de estancamiento económico e inflación ha sido un patrón que ha acompañado a las compañías locales en los últimos años. Sin embargo, el “blanqueo” de la situación por parte del nuevo gobierno obliga a algunas empresas –en particular de origen nacional, industriales y de consumo masivo– a comenzar a pensar en que tendrán que rezagar algunas acciones relacionadas con contrataciones de posiciones que no son corazón del negocio y en duplicar esfuerzos para maximizar la productividad de los equipos ya existentes.

Elsie Borda y Liliana Moya de Whalecom indican que, en este contexto, las organizaciones van a tener que congelar presupuestos vinculados al desarrollo de habilidades blandas, esto es, “suspender los proyectos que ya habían confirmado para el primer trimestre de 2024, hasta nuevo aviso, una especie de esperar hasta que aclare. No obstante, no son medidas que se puedan generalizar porque otras empresas están apostando por eficientizar sus procesos de gestión del talento como una acción necesaria para contar con mano de obra comprometida para surfear la crisis”. Y esa diversidad de problemas y de maneras de enfrentarlos varía de acuerdo al rubro y en ese caso, “las empresas industriales, por ejemplo, cuyos costos de producción recaen generalmente en los bienes, no son lo mismo que las empresas de servicio, donde el costo se centra en los salarios. Incluso dentro de los servicios, las empresas tecnológicas se enfrentan a una competencia de talento, que no tienen otras industrias”, afirma Maximiliano Blanc, CEO de BW Comunicación

En medio de este momento bisagra retener el talento se presenta como un desafío adicional porque muchos colaboradores querrán redefinir sus carreras motivados por una gran insatisfacción. Y si bien las crisis pasan y las empresas se sobreponen, “la velocidad de recuperación está directamente relacionada con la gente que trabaja en cada empresa. Por lo tanto, durante los procesos de ajuste, mantener a las personas calificadas se convierte en un valor supremo”, señala Blanc.

¿De qué manera pueden retener ese talento?

En contextos de alta inflación como los actuales, a la hora de pensar en un cambio laboral se pone mucho foco en el salario -no solo al momento del ingreso sino también a la política de ajuste salarial que tenga la empresa. “Si bien la compensación total –la cual incluye beneficios y prácticas de work life balance– es algo cada vez más valorado por las personas a la hora de analizar una propuesta, en el último tiempo notamos, desde nuestra área de Recruiting & Hunting, como las personas ponen principalmente el foco en el salario. Todavía es muy pronto y hay que esperar a ver qué impacto tiene también las reformas entre ellas las que afectan al área laboral en la generación de empleo genuino”, explica Natalia Mariel Terlizzi, La App que democratizó la búsqueda y reclutamiento en los trabajos de temporada Ante una situación de estanflación y donde no queda más que centrarse en la productividad, la consultora Whalecom cree conveniente que los esfuerzos de las áreas de recursos humanos de las organizaciones destinen sus mayores esfuerzos a:

  • Revaluar compensaciones y beneficios: dado que la inflación puede afectar el poder adquisitivo de los empleados, es importante revisar y ajustar las políticas de compensación y beneficios para asegurarse de que estén alineadas con la realidad económica. Esto puede incluir ajustes salariales y revisión de beneficios como bonificaciones y subsidios.
  • Alentar programas de formación y desarrollo: aunque la situación económica puede ser desafiante, invertir en la formación y el desarrollo de los empleados puede ser crucial. Mejorar las habilidades y competencias de los trabajadores puede hacer que la empresa sea más eficiente y competitiva a largo plazo, pero más productiva en el corto plazo, sobre todo por el impacto en la moral de la gente.
  • Impulsar la flexibilidad laboral: introducir políticas que fomenten la flexibilidad laboral puede ser beneficioso en un contexto de estanflación. Esto puede incluir opciones de trabajo remoto, horarios flexibles o programas de jornada reducida. La flexibilidad puede ayudar a reducir costos y mejorar la moral de los empleados.
  • Realizar una comunicación transparente: en momentos de incertidumbre económica, la comunicación transparente es clave. Los departamentos de recursos humanos deben ser proactivos al comunicar la situación económica de la empresa, y buscar concientizar a los colaboradores para sumarlos a las medidas que se tomen.
  • Adaptar estrategias de reclutamiento: en lugar de congelar completamente las contrataciones, los departamentos de recursos humanos pueden ajustar sus estrategias de reclutamiento para asegurar que estén contratando de manera más selectiva y centrada en las necesidades críticas de la empresa.

Los índices de rotación del personal, y su expectativa de permanencia baja, es un fenómeno de la época. Las nuevas generaciones ya tienen alma nómade, en su mindset ya está presente la búsqueda de nuevas oportunidades en forma permanente. “Esto invita a las empresas a revisar en forma continua su propuesta de valor al empleado, a ‘personalizarla’ (segmentando por intereses)”, indicaron desde Whalecom.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *